Saltar al contenido
DE ARCILLA VERDE

Cataplasma de Arcilla: la mejor receta

Cataplasma de arcilla verde

Aprende a hacer un emplasto o cataplasma con arcilla verde, roja o blanca y alivia dolores y lesiones en músculos y articulaciones.

Video Tutorial Cómo hacer un emplasto de arcilla para esguinces y contusiones

En este vídeo, podrás seguir las instrucciones y consejos de un fisioterapeuta profesional a la hora de hacer y aplicar correctamente una cataplasma de arcilla.

¿Qué es una cataplasma de arcilla?

Un emplasto de arcilla o barro es un remedio natural muy eficaz que consiste en aplica una capa de arcilla o barro humedecido para tatar y aliviar el dolor de músculos, tendones y tejidos dañados.

Propiedades y Beneficios de la arcilla en cataplasmas

Se trata de una fórmula muy sencilla utilizada desde la prehistoria por sus propiedades antisépticas, antinflamatorias, bactericidas, cicatrizantes, calmantes y regeneradoras. Muy eficaz para:

  • Aliviar y tratar las picaduras de insectos

Su acción desintoxicante le permite calmar el picor y el dolor de una picadura, al tiempo que extrae el veneno.

  • Calmar el dolor de la artritis

Gracias a sus propiedades antiinflamatorias un masaje y una cataplasma aliviarán notablemente las molestias de la artritis.

  • Reducir el dolor en lesiones y torceduras

Las cataplasmas de arcilla contribuyen a, relajar los músculos, aliviando el dolor en procesos traumáticos y acelerando su recuperación.

  • Regenerar y remineralizar tejidos dañados

En caso de desgarros de piel, músculos, tendones y otros tejidos, los emplastos aportan minerales y oligoelementos que favorecen la regeneración celular.

  • Calmar y tratar quemaduras

Si al tener una quemadura doméstica te aplicas un pequeño emplasto de arcilla, aliviarás el dolor y evitarás la formación de ampollas.

¿Cuál es la mejor arcilla o barro para cataplasmas?

Para elaborar una cataplasma puedes utilizar arcilla en polvo, en terroncitos que al humedecerse se hacen una pasta o bien arcilla fresca.

Esta última opción sólo es para quienes tengan la suerte de vivir junto a un yacimiento de arcilla natural.

La acilla en polvo utilizada para uso tópico o externo en emplastos y cataplasmas, no exige que sea tan fina como la utilizada para las mascarillas de arcilla verde.

Asimismo, puedes utilizar arcillas y barros de cualquier color. Sin embargo las arcillas más ricas en minerales y oligoelementos son la arcilla verde y la arcilla roja.

Dichas arcillas las puedes conseguir en tiendas físicas, como herbolarios, herboristerías y dietéticas, pero sobre todo online, como las de esta selección:

Los mejores ingredientes para hacer una cataplasma de barro

Se trata de un remedio de lo más sencillo que necesita de muy pocos ingredientes.

Tipos de arcillas terapéuticas

La arcilla o barro

Este material 100% natural, rico en minerales y oligoelementos, es la base del emplasto.

El agua

La humedad de este este preciado líquido permite que el efecto refrescante y calmante del barro húmedo perdure mucho más.

Al tiempo, hace soluble las sustancias beneficiosas del barro para que sean absorbidas más fácilmente por la piel.

Más ingredientes

En el uso tradicional y espontáneo del barro en muchas culturas del planeta, a las cataplasmas de barro se le añadían plantas medicinales machacadas.

De esta forma, sus principios activos podían liberarse más fácilmente y durante más tiempo sobre una herida o un golpe.

En la actualidad se siguen utilizando en los emplastos:

  • Plantas medicinales en polvo.
  • Extractos alcohólicos hojas, flores, frutos y raíces medicinales. El alcohol de romero es uno de los más conocidos por su poder tonificante.
  • Polvo de plantas, como la cúrcuma, potente antioxidante, analgésico y antiinflamatorio.
  • Bálsamos y ungüentos.
  • Aceites esenciales como el de lavanda antiséptico, romero tonificante y clavo, con poder antifúngico.
  • Gelatinas en polvo, para fortalecer tendones.

¿Cómo hacer un emplasto o cataplasma de arcilla?

El proceso de elaboración es sumamente sencillo. Para ello, sólo debes de tener en cuenta estas cuestiones y seguir unos pocos pasos. ¡Toma nota!

¡No utilices utensilios de metal!

El metal puede influir en las propiedades y en la carga electromagnética de la arcilla. Los mejores materiales son la madera, el vidrio o cristal y la porcelana.

Realiza la mezcla

Coloca el barro o arcilla natural en polvo en un recipiente adecuado y añade agua (templada o fría) y el resto de ingredientes opcionales, hasta conseguir una pasta consistente.

Aplica el emplasto

Forma una cataplasma de 1 o 2 cm de grosor que puedes colocar directamente sobre la parte del cuerpo que vayas a tratar o sobre una tela fina, gasa o venda.

Recuerda que la tela debe ser lo suficientemente fina como para que permita pasar la humedad y los principios activos de la cataplasma.

Deja actuar de 1 a 3 horas.

Por último, recordarte que los emplastos son una terapia complementaria en artritis, roturas musculares, esguinces y otros traumatismos, que puedes acompañar del tratamiento del médico o el fisioterapeuta.

Retira la cataplasma

Si no dejas que la cataplasma seque, será mucho más fácil de retirar de la piel. De todas formas, con agua tibia abundante saldrán fácilmente los restos.

En cualquier caso, la ayuda de las cataplasmas como terapia complementaria siempre es notable.